29/8/08

Extraviados


Danzan los extraviados, avanzan con los hombros extendidos, con la frente casi al ras el piso, con lágrimas mojando sus cabellos que se pegan a las mejillas en el afán de sostenerse entre la humedad y los poros...
Danzan los dolidos, los desahuciados, los tristes, los abandonados, danzan en círculos caóticos, en pares y en tríos. Se alejan por las calles mal iluminadas, atan sus dedos entre sus cabellos, miran al cielo y lo ven hueco.
Gimen los extraviados en su danza tétrica, se miran entre sí, se sienten solos. Se levantan por las mañanas con su danza, hablan con ella en voz alta, la gritan a los cuatro vientos, la murmuran como un rezo, la repiten como un mantra, la olvidan.
Danzan en la desesperación por recordarla, y en su imposibilidad la inventan. Ríen dulces creadores, y vuelven a humedecerse, se remojan en tristeza y reaparecen.
Danzan los extraviados, esperan así encontrar su camino, y esperan nunca encontrarlo.

30/7/08

Oportunidad imperfecta

Nació de pronto, sin gesta alguna, la oportunidad imperfecta.
La oportunidad de saltar al vacío
la oportunidad del impacto inminente
de la penitencia inmediata.
Surgió una oportunidad imperfecta de perder perspectiva
de dejarme crecer plumas
de adecuar mis formas a tu cuerpo.
Llegó ésta oportunidad de noche
de dulce y de salado
Nació tibia, limpia y arrugada
pequeña, transparente e imperfecta
Nació desahuciada
Murio de pronto, anunciada, la oportunidad perfecta

16/6/08

Mujer Negra (Fragmento del poema de Nancy Morejón)


Todavía huelo la espuma del mar que me hicieron atravesar
La noche, no puedo recordarla
Ni el mismo océano podría recordarla
pero no olvido el primer alcatraz que divisé
Altas, la nubes, como inocentes testigos presenciales
Acaso no he olvidado ni mi costa perdida, ni mi lengua ancestral
Me dejaron aquí y aquí he vivido.
Y porque trabajé como una bestia,
aquí volví a nacer.
A cuánta epopeya mandinga intenté recurrir.
Me revelé
Esta es la tierra donde padecí boca abajos y azotes
Bogué a lo largo de todos sus ríos.
Bajo el sol sembré, recolecté
y las cosechas no comí.
Por casa tuve un barracón
yo misma traje piedras para edificarlo.
Pero canté al natural compás de los pájaros nacionales
Me sublevé.
En esta misma tierra toqué la sangre húmeda y los huesos podridos de muchos otros,
traídos a ella, o no, igual que yo.
Ya nunca más imaginé el camino a Guinea (...)

25/5/08

Voto de silencio



Decidí callarme, callarme la voluntad y callarme el rostro. Decidí dejar de pronunciar el peligro, la sangre fresca, las grietas que me abrieron el alma con el filo de la prontitud entre sus cuerpos . Preferí beber el agua como si no estuviera turbia, preferí andar descalza como si el suelo no estuviera en llamas. Até listones rojos, encendí velas, me hundí en el suelo y guardé silencio, no hablé de traición, cerré los ojos, sostuve mi rostro sin dejar que se descompusiera mi sonrisa. Encendí la hoguera con un beso en su hombro. Hincada, callé el dolor en mis rodillas que era ahora un presentimiento, y el presentimiento un hueso roto, una herida, un lienzo en blanco, recién manchado de sacrificio.
Tomé las cuentas entre mis manos. Sin pronunciarlo: te pido que me protejas, que me encuentres lo que busco, que no me lo quites...
creo que me escuchó y quedé ciega
mi ofrenda fue el silencio: música, al fin y al cabo.

22/5/08

Inquisición


¿Crees en el destino y en los maleficios?

23/4/08

LLévelo llévelo

Un verdadero honor estar entre autores geniales como: Leonora Carrington, Eduardo Casar (reverencia), Eduardo Langagne, Hernán Lavín Cerda, Xavier Villaurrutia, Carlos Pellicer... entre muchos otros
Los mejores poemas mexicanos, (Selección: Elsa Cross), Ed. Joaquín Mortiz, México, 2006

6/4/08

Metamorfosis


XX abrió las llaves de la regadera y esperó desnuda junto a la cortina reconociendo las pequeñísimas gotas de agua tibia que salpicaban sus muslos pálidos. Acercó sus dedos al agua aunque no necesitó tocarla para saber que ya estaba lista, el vapor se lo había confesado. Se escurrió dentro de la regadera como un ladrón nocturno y dejo que el agua remojara su piel un poco antes de comenzar el ritual del baño. Metió la cabeza bajo el tibio chorro de agua, imaginando una cascada, un lugar. Se detuvo ahí, sólo bajó un poco la cabeza para permitir un espacio para respirar entre el agua y su cabello. El vapor ya había llenado todo el cuarto, apenas podían verse las paredes. XX empezó a volverse consciente de las gotas gruesas que caían sobre su rostro, del impacto de cada una sobre su piel frágil ante el calor, ante la humedad. Las gotas tibias, las calientes, se lanzaban contra ella con un dejo de alevosía, con agresividad, con odio (o tal vez heroísmo). Cada una se estrellaba y se deshacía en pedazos contra su superficie de mortal húmedo. XX, asustada, alzó la vista pero ya no podía ver las paredes, la cortina, las llaves del agua, no podía ver sus pies; ya sólo la rodeaba el vapor, no podía ver el piso ¿dónde estaba el piso?
XX se percató de que estaba cayendo; caía y no veía el fondo por el vapor espeso (¿o acaso sería porque estaba demasiado lejos?) La humedad parecía ayudarle a frenar un poco la mortal caída, pero no era suficiente, ella era demasiado pesada para flotar con el vapor que luchaba por sostenerla en el aire. XX se enjutó abrazándose, sintió su propia piel: superficie frágil ante el calor, ante la humedad,
Se estrelló en el piso del baño sobre los otros cuerpos despedazados.

22/3/08

Diálogo "musical" ja

niño- AA, C D A E FF?
mamá- A CEC
niño- A RAEC?
mamá- C!, A CEC
niño- A CEC?
mamá- B EG

14/3/08

Cuenticos de Cortázar




Instrucciones para cantar.
Empiece por romper los espejos de su casa, deje caer los brazos, mire vagamente la pared, olvídese. Cante una sola nota, escuche por dentro. Si oye (pero esto ocurrirá mucho después) algo como un paisaje sumido en el miedo, con hogueras entre las piedras, con siluetas semidesnudas en cuclillas, creo que estará bien encaminado, y lo mismo si oye un río por donde bajan barcas pintadas de amarillo y negro, si oye un sabor de pan, un tacto de dedos, una sombra de caballo.
Después compre solfeos y un frac, y por favor no cante por la nariz y deje en paz a Schumann.

Tristeza del cronopio.
A la salida del Luna Park un cronopio advierte
que su reloj atrasa, que su reloj atrasa, que su reloj.
Tristeza del cronopio frente a una multitud de famas
que remonta Corrientes a las once y veinte
y él, objeto verde y húmedo, marcha a las once y cuarto.
Meditación del cronopio: "Es tarde, pero menos tarde para mí que para los famas,
para los famas es cinco minutos más tarde,
llegarán a sus casas más tarde,
se acostarán más tarde.
Yo tengo un reloj con menos vida, con menos casa y con menos acostarme,
yo soy un cronopio desdichado y húmedo".
Mientras toma café en el Richmond de Florida,
moja el cronopio una tostada con sus lágrimasnaturales.

Lucas y sus métodos de trabajo.
Como a veces no puede dormir, en vez de contar corderitos contesta mentalmente la correspondencia atrasada, porque su mala conciencia tiene tanto insomnio como él. Las cartas de cortesía, las apasionadas, las intelectuales, una a una las va contestando a ojos cerrados y con grandes hallazgos de estilo y vistosos desarrollos que lo complacen por su espontaneidad y eficacia, lo que naturalmente multiplica el insomnio. Cuando se duerme, toda la correspondencia ha sido puesta al día.
Por la mañana, claro, está deshecho, y para peor tiene que sentarse a escribir todas las cartas pensadas por la noche, las cuales cartas le salen mucho peor, frías o torpes o idiotas, lo que hace que esa noche tampoco podrá dormir debido al exceso de fatiga, aparte de que entretanto le han llegado nuevas cartas de cortesía, apasionadas o intelectuales y que Lucas en vez de contar corderitos se pone a contestarlas con tal perfección y elegancia que Madame de Sévigné lo hubiera aborrecido minuciosamente.

12/3/08

Fallen



Te libero de mí, noble caballero. Suelta de una vez mis cabellos y abre de una vez tus ojos. Que la fugaz mañana no te deslumbre, que aprendas a usar tus alas antes de golpear el suelo. Que encuentres nuevas manos que te alojen, que no caiga ni una lágrima más en tus recuerdos.
Suelta mis pestañas, deja ir mis lágrimas, ignóralas, entiérralas, perdónalas, encuentra unas nuevas.
Te libero de mí ahora mismo, no busques el fresco de mi sombra, no busques el eco de mi voz, no busques el molde de mi cuerpo. Déjate liberar noble pájaro rítmico, deja que la vida gire fuerte, que el sol salga tibio, que la lluvia caiga helada, que tu música baile, se ría.
Por favor, sé libre ave compañero, que mereces volar, mereces vida. Sé fuerte y verás que la caída se convierte en vuelo más fácilmente si sueltas de una vez mi pelo.

7/3/08

Condición única


Pronúnciame eterna,
(mis alas viven del aliento
de las palabras que salen
de tu boca)
y si me dejas volar,
no me dejes caer tan lentamente
no me dejes caer
no me dejes.

Condición única
para tocarme el corazón...
y la cintura.

3/3/08

No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

(Mario Benedetti)