Historia de amor #1



El espejo me vió y supimos que estaba prohibido aceptar nuestra existencia (¿o era mi imaginación y era tan sólo un espejo?) Así como sin querer, cuando pensaba que no nos miraban, rozaba con mi hombro su suave marco plateado, le dejaba sentir mi cuerpo sobre su fría superficie, tocaba sin querer su base con mi pierna desnuda... Creo que el espejo también se daba cuenta de que yo existía (¿o sólo lo imaginé?), me daba cuenta cuando me devolvía mi reflejo antónimo y dejaba que me acercara de vez en cuando, pero siempre inherte como advirtiéndome de la imposibilidad de nuestros encuentros que nunca llegaron a concebirse más que en mis sueños diurnos.
Así fue como la gente comenzó a creer que no estaba obsesionada con ningún objeto, que estaba curada, y me dejaron libre...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las olas del mar

La ola "fixer"

Participación en la danza con Doris